Talk2Us | ¿Intrusismo en el sector o ‘ególatras’ 2.0?
458
single,single-post,postid-458,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿Intrusismo en el sector o ‘ególatras’ 2.0?

1-97

07 ago ¿Intrusismo en el sector o ‘ególatras’ 2.0?

Ahí queda eso… ¿interesante pregunta, verdad?

Bueno, a lo mejor la pregunta puede que no lo sea tanto, pero la respuesta o posibles reflexiones que se pueden sacar de ellas, sí que realmente considero pueden ser interesantes. Así que, allá vamos….

Como decía, es una gran cuestión acerca de la cual muchísimos compañeros han escrito en sus blogs: el intrusismo de profesionales de otros sectores que, haciendo un ‘minicurso’ de 250 horas en Community Management,  se lanzan en este sector y se convierten en Community Managers.

Pues una de esas soy yo, efectivamente.

La verdad es que el concepto ‘intrusismo profesional’ es un tema con el que ya me he encontrado en otras ocasiones, la diferencia es que con veinte años te frustra, hace que tires la toalla, te limita tu motivación personal, etc,  pero ¿con treinta y cinco…? las cosas son diferentes con treinta y cinco y ya a uno no le apetece ‘callarse’.

Como os contaba dentro del mundo en el que me formé, el Arte, hay una rivalidad, socavada eso sí, entre los Historiadores del Arte y los Guías Culturales (esto debe ser como entre los del Atlético y los Madridistas, por entendernos vaya). Los segundos no aceptan ni permiten bajo ningún concepto que un historiador que no tenga el carné de Guía (funciona a través de exámenes según para qué, Patrimonio, museos, etc.) haga visitas culturales a un grupo de admiradores del Arte, por lo que se crean situaciones, llamémoslas ‘tensas’ si una persona por cualquier agencia, fundación o programa universitario (como pueden ser los grupos de Erasmus) explica un monumento o museo y no lo hace el guía de turno que se encuentra en esa zona. Hasta tal punto llega la cosa, que una vez recuerdo cómo fui ‘públicamente’ amonestada por uno de ellos, compañeros al fin y al cabo ¡por Dios!,  porque les estaba explicando una obra de Arte a mis padres, a mi tía y a una pareja de amigos suyos.  Por favor, ¿y si me hubiera puesto a cantarles una canción ¿también hubiera venido Ramoncín a denunciarme por cantar sin ser ‘cantante’ profesional? (Bueno, Ramoncín seguro que sí, que ya sabemos todos de que pie cojea….).

En resumen, nadie les quita el trabajo.

Si uno es un profesional preparado (eso por supuesto se da por hecho, sea cual fuere el sector), cada uno lleva su grupo, tiene sus ofertas y cobra por su trabajo como debe, ¿cuál es el problema entonces?

Como siempre, olvidamos lo fundamental, que en este caso era poder disfrutar y admirar una obra de Arte.

Hace como un año y medio, tras unos años dedicándome a la enseñanza, comencé a introducirme en el mundo del Social Media y ¡zás!, me encontré otra vez con el ‘intrusismo’ en el sector…

Pero es que en este caso (a parte de lo de los treinta y cinco que ya os conté antes….), es que hablamos de un sector que como tal, no lleva más de una década en desarrollo y auge.

¿Esto significa que todos los que “no estuvimos y no nos subimos al carro’” en el mismo momento en el que se acuñó el término ya no podemos convertirnos en buenos profesionales y dedicarnos a ello?

Llevaba varios meses con este post a medias sin decidirme a publicarlo o no porque, aunque unas líneas más arriba me hiciera la ‘chulita’ con eso de que a los 35 ya no me callo aunque levante ampollas…. pues vaya, que a veces hay que ser un poco precavido y no buscarse ‘guerras gratuitas, pero después de leer el post de mi compañera y amiga Beltzane Belart de hoy, De mago a Social Media Manager por un simple “cursito”, pues me han vuelto las ganas de expresar libremente mis opiniones…. Bueno, además de que en unos días cumplo 36 y ya no queda tan bien en el post como eso de con ‘treinta y cinco’.

Como le comentaba a ella esta tarde en el blog, ya está bien de tanto rasgarse las vestiduras de muchos “pseudo gurús” por el llamado ‘intrusismo’ en el sector.

Yo no me considero experta de nada, pero sí aprendiz de todo y es fascinante tener las ganas de poder saber cada día un poquito más sobre  esta apasionante profesión.

Pero mi caso personal no es interesante ni mucho menos único,  conozco otros casos de reinvenciones’que, viniendo de otros campos, en menos de un año y medio se han convertido en auténticos profesionales del Social Media que seguro les dan mil vueltas a muchos de esos “Especialistas” (va por vosotras ‘Chicas SM’).

La clave: Pasión y ganas por seguir aprendiendo.

Y además, tanto Experto…. ¿cuántas décadas lleva vigente esta profesión?

Pues eso, que mal que bien, entre ellos y nosotros tampoco hay tantos años de formación…. ¿o es que les parieron con una hormona del Social Media de la que el resto de mortales carecemos?

Creo que lo fundamental y uno de los valores que nunca podemos perder es la sinceridad, en primer lugar con nosotros mismos y por supuesto con los demás: tenemos que tener bien claras nuestras limitaciones y ante todo ser honestos.

Yo sé en lo que soy buena y también en lo que todavía estoy verde (‘todavía’ porque nunca es tarde para seguir aprendiendo, ese es el gran reto),  por lo que soy muy coherente y tengo claro a lo que puedo enfrentarme y a lo que no y jamás de los jamases se me ocurriría ‘vender humo’ o en mi caso, vender a un cliente un trabajo que sé que no lo voy a poder realizar al doscientos por cien (para eso me rodeo de los mejores profesionales y surgen las colaboraciones).

Bueno, que hoy tocaba reflexión y que, lejos de querer encender ninguna llama, creo que, como bien se puede aprender del post que recomendaba Elsa BonafonteHow to: land a job at Google”, lo fundamental es el talento no los títulos, así que cuando alguien tenga ganas de ser un buen profesional y lo demuestre cada día, no le cortemos las alas, apoyémosle y colaboremos con él.

Laura Cuesta Cano

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.