Talk2Us | Sigue la crisis, ¿recortamos en Marketing?
490
single,single-post,postid-490,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Sigue la crisis, ¿recortamos en Marketing?

Negocio y Marketing

03 dic Sigue la crisis, ¿recortamos en Marketing?


Por si alguien no se había dado cuenta… estamos en crisis. Las empresas reducen sus presupuestos en todas las áreas, incluido el de Marketing. Pero, ¿eso es bueno?

Durante toda esta recesión, que ya ha cumplido cinco años y que está afectando a todos los sectores, se está dando un fenómeno que tiene molestos a los expertos en marketing y publicidad.

Y es que, frente a la obligación de recortar los gastos en una gran parte de sus departamentos, las empresas optaban, en la mayoría de los casos, por disminuir inicialmente su inversión en anuncios y publicidad para sus marcas.Este error ha costado muy caro, porque contrario a dicha lógica, ha habido empresas que han hecho bien los deberes y han aumentado los recursos destinados a la publicidad; porque han visto que se trataba de una oportunidad. Una fantástica ocasión para posicionar su marca en la mente de los consumidores, cuando muchos tienen miedo y no se atreven a mover ficha..

Esta manera de actuar es practicada por los grandes inversores, como de Warren Buffet y Carlos Slim, quienes están acostumbrados a pescar en río revuelto y aprovechan estos momentos para invertir. De hecho, son los momentos en los que más aumentan sus fortunas.

Sabiendo esto, y viendo que la situación económica tenga pocos visos de mejorar, nos hacemos una pregunta: ¿qué papel jugará el marketing dentro de las empresas?

Por un lado tenemos la visión pesimista. Esta se basa en actuar pensando que todas las empresas del sector tienen los mismos problemas y que es cuestión de tiempo. Que todo pasa. Y que todos estamos igual de mal. Gran error. La crisis afecta y afectará más a unas empresas que a otras, sobre todo a las empresas que piensen así.

Y la visión “optimista”. Sí, aquella en la que se tiene claro que una crisis es una oportunidad y que donde se lucha porque se sabe que dónde hay unas puertas que se cierran, hay otras que se abren y, por tanto, se deben tomar decisiones acordes a estos tiempos de crisis.

La mayoría de los expertos creen que el peor error que se puede cometer es recortar la inversión y posicionamiento estratégico de las marcas. Siempre hay que estar en contacto con el consumidor. No se puede perder ese vínculo.

Hay que  mantener a toda costa la identidad y  personalidad de la marca en momentos como estos y aumentar la inversión en nuevos mercados como el de la publicidad online que está en pleno auge, al igual que acciones específicas y personalizadas en el punto de venta.

Como todos estamos comprobando en ‘nuestras carnes’, los consumidores están replanteando sus hábitos de compra y consumo. Se ha estudiado que una de las acciones más habituales es la que se da por el denominado «efecto de sustitución», que explica cómo el consumidor tiende a sustituir el consumo de un bien por otro, como utilizar el transporte público, y dejar de usar el coche o cambiar las costumbres de ocio, alimentación, compras…

Por tanto, hay que ser cuidadosos con las estrategias y definir objetivos claros para no despistarse y conseguir acercarse todavía más a nuestros clientes.

Una buena opción, aparte de mantener o aumentar nuestra inversión en redes, es gestionar nuestra cartera de clientes. Tenemso varios tipos de clientes, más o menos fieles pero… ¿en cuáles poner nuestros esfuerzos? Sin duda en los fieles. Tenemos que evitar que la competencia les seduzca y se vayan con ellos.

¿Lo primero? identificarlos, valorar la oferta de productos y servicios que han estado utilizando, y fomentar los contactos con ellos a través de distintos medios.

Sería fantástico averiguar aquellas necesidades no satisfechas y tratar de presentarles productos y servicios que las cubran.

¿Qué pasa con los precios? Bajarlos es una mala política. Todo tiene un valor y por tanto un precio. Bajarlos de repente para evitar ‘fugas’ provocaría una mala imagen y un sentimiento para el cliente de que ha estado siendo ‘engañado’ en los años de bonanza.

Los clientes, que nos quede claro, son el activo más importante de una empresa. Éstos son quienes nos ayudarán a minimizar el impacto de la crisis y a consolidar lo que en el futuro nos depare.

José Luis Casal

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.